TEL. 2155 8500

La verdadera importancia de viajar

blog-feebbo-estudios-de-mercado-encuestas-on-line-viajesLas experiencias y conocimientos de un individuo, se derivan de los eventos sencillos y los más intensos que se hayan presentado en su vivir. Una existencia abundante de vivencias significativas, proporcionan a una persona modos de actuar y estrategias para hacerle frente a las problemáticas del día a día, con una mejor capacidad de respuesta.

Tal proceso se relaciona, claro está, con la facilidad de aprendizaje que tenga cada persona. Pero si se considera un nivel generalizado en esta aptitud para aprender, la principal diferencia entre unos individuos y otros, está condicionada por las experiencias que se tengan.

Una de las vivencias que mayor enriquecen el interior de un ser humano, son los viajes. Cuando no se ha tenido la oportunidad de viajar, el mundo se reduce al ambiente más cercano… y lo que hay más allá, solo se supone. De acuerdo al interés personal y de las cualidades de cada individuo, se harán evidentes las capacidades de aprendizaje y de comprensión de los eventos lejanos con mayor o menor criterio.

Todo lo anterior se modifica radicalmente cuando se conoce otra región del mundo, otra nación u continente. En cada nueva travesía emprendida, el mundo de una persona, su perspectiva  de la realidad, se dilata y enriquece. No hay un modo más eficiente de aprender geografía que emprender viajes, puesto que, de tal manera, el terreno explorado se puede ubicar en el mapa de una manera más acertada. El tiempo dispuesto en los traslados por avión, barco, autobús o automóvil, nos hacen comprender, de mejor modo, las reales dimensiones del planeta. Viajando se conocen países diferentes con cumbres más elevadas o más pequeñas que las de nuestra propia nación. Es una vía para explorar nuevas selvas, desiertos, playas y llanuras. Al pisar un país extranjero, todo lo que se ha estudiado acerca de ese lugar en específico, se convierte en realidad y cobra vida en cuanto estamos en él.

Cuando uno viaja se aprende de todo un poco, pero la vivencia más significativa es, probablemente, el contacto con gente que forma parte de una cultura diferente a la propia. Cuando personas que no nos conocen y que perciben en nosotros diferencias en las características físicas, y en los hábitos de vestir y de actuar, nos brindan una sonrisa y una comunicación agradable y franca, así como su entera hospitalidad, esto es, sin duda alguna, la lección más valiosa de tolerancia que uno pudiera tener.

Los buenos viajeros son los que se trasladan de una región a otra del mundo para aprender y conocer. Cada viaje enriquece aún más nuestra capacidad de asombro, tolerancia y sobre todo nuestra propia humanidad.

Acerca del autor

Deja un comentario

*